martes, diciembre 11, 2018

ELEGIDA POR DIOS ANTES QUE NADA

¡Oh elegida por Dios antes que nada;
Reina del Ala, propia del zafiro,
nieta de Adán creada en el retiro
de la virginidad siempre increada!

Tienes el ojo tierno de preñada;
y ante el sabroso origen del suspiro
donde la leche mana miera, miro
tu cintura de no parir, delgada.

Trillo es tu pie de la serpiente lista,
tu parva el mundo, el ángel tu siguiente,
Gloria del Greco y del cristal orgullo.

Privilegio de Judea con tu vista
Dios, y eligió la brisa y el ambiente
en que debía abrirse tu capullo.

Miguel Hernández
(España 1910-1942)

Read more...

lunes, diciembre 10, 2018

DIOS HABLA BAJITO

Nunca sabe un hombre
de lo que es capaz
hasta que lo intenta.
Charles Dickens

Con suavidad y claramente a la vez
        — Muchas personas piensan que deben ser más generosas con Dios. Tienen una cierta inquietud, pero no saben bien qué deben hacer. ¿Es eso la vocación?

        Quizá ninguna de esas sensaciones es la vocación, pero a lo mejor Dios está ahí detrás, queriendo decirte algo. En el primer libro de los Reyes, en el Antiguo Testamento, puede leerse cómo Dios se hace presente ante Elías: "He aquí que Yahveh pasaba. Hubo un huracán tan violento que hendía las montañas y quebrantaba las rocas ante Yahveh; pero no estaba Yahveh en el huracán. Después del huracán, un temblor de tierra; pero no estaba Yahveh en el temblor. Después del temblor, fuego, pero no estaba Yahveh en el fuego. Después del fuego, el susurro de una brisa suave. Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se puso a la entrada de la cueva. Le fue dirigida una voz que le dijo: "¿Qué haces aquí, Elías?"".

        La mayoría de las veces, Dios habla bajito, como ese susurro de una brisa suave. Normalmente no podemos esperar una gran emoción, un terremoto espiritual, como el movimiento final de una gran sinfonía que nos confirme solemnemente el querer de Dios para nuestra vida. Tampoco escucharemos una voz celestial, como San Pablo.

        — Pero al menos habrá que sentir un cierto entusiasmo por la vocación.

        No viene mal que lo haya, aunque no es lo sustancial de la vocación. Desde luego, no parece muy lógico exigir a la vocación que nos proporcione un estado de euforia permanente, con el alma siempre henchida de ilusión y el corazón radiante y feliz. Es más, el hecho de sentir una cierta nostalgia y un sufrimiento por las cosas que se dejan, es algo totalmente humano y bastante normal.

        — Pero algo hay que sentir, supongo.

        Por supuesto, pues la mayoría de las realidades interiores tienen una manifestación que los hombres captamos por el sentimiento. Pero hay que procurar no confundir la entrega con una efusión de sentimientos, ni la llamada de Dios con la admiración entusiasta ante lo bueno, con la emoción pasajera o con el ímpetu ardoroso de un instante o con el nerviosismo de un momento. Dios puede servirse de todo eso, pero eso no es la llamada de Dios.
Como responder al amor    

        Además, se puede percibir la vocación con bastante claridad en un momento o una época, y pasar luego por otra etapa en que la que apenas sentimos nada. Esto sucede con casi todas las decisiones importantes de la vida profesional o familiar o social. Siempre hay días malos, o meses malos, o incluso años malos. Sucede en los matrimonios, en la amistad, en el trabajo, en casi todo. Y los matrimonios felices no son los que no pasan crisis ni tienen momentos malos, porque momentos malos tiene todo el mundo, sino que los matrimonios felices son los que saben superar esas crisis.

        San Francisco de Sales escribió que no es necesario que Dios nos "hable sensiblemente o que nos mande un ángel a manifestarnos su voluntad, y menos aún es necesario el parecer de diez o doce doctores de la Sorbona para conocer si la inspiración es buena o mala, si debe o no seguirse; lo que importa es cultivar y corresponder a la primera llamada."

        — ¿Qué querría decir lo con lo de la "primera llamada"?

        No es fácil saberlo, pero pienso que en las cosas del amor hay siempre una primera llamada, y que las cosas del amor no suelen decidirse tras arduas reflexiones ni sopesando pros y contras.
No buscar algo extraordinario    

        Lo que no debemos esperar de la vocación, ni exigir de ella, es una constante e intensa contrapartida afectiva. No podemos pretender que nuestra alma esté siempre henchida de ilusión. Eso sería un planteamiento o una imagen demasiado romántica de la vocación, como una película de amor, con un estremecimiento inicial, una luz cegadora, una emoción incontenible, unas lágrimas, una música suave y un final al viejo estilo del "vivieron felices y comieron perdices".

        La historia de la vida de los santos muestra que Dios acostumbra a dar a conocer su voluntad de modo sencillo, a través de las cosas ordinarias, dentro de la familia, a través de un amigo, de un libro, de una enfermedad, de cosas normales. Si Dios diera a conocer su voluntad mediante estallidos de luz, apariciones, clamores de ángeles o cosas así, nuestra libertad quedaría muy disminuida bajo la fuerza de la luz divina, y se ve que Dios prefiere siempre el claroscuro de la fe. Dios se esconde un poco cuando nos llama, y quizá sea porque quiere dejar el margen suficiente a nuestra libertad (de otro modo no sería una historia de amor).

        A veces, a la "primera llamada" le sigue una etapa en la que nos encontramos más fríos. Puede ser señal de que no era realmente una llamada para nosotros, o bien de que nos estamos enfriando precisamente para no escucharla, o incluso de que procuramos no escucharla y por eso nos enfriamos. En cualquier caso, hay que tener presente lo que dice la Sagrada Escritura: "Si oís hoy la voz de Dios, no endurezcáis vuestro corazón".
No puede faltar la decisión personal    

        — Dios llama a los que quiere, pero luego uno mismo también tiene que querer.

        Exacto. Para entregarse a Dios es fundamental que queramos aceptar y amar la voluntad de Dios, con más o menos entusiasmo. El amor se siente, pero el amor no es solo sentimiento. El amor también se demuestra, se prueba, se madura. La voluntad tiene un papel importante. Así lo contaba San Josemaría Escrivá: "Te decidiste, más por reflexión que por fuego y entusiasmo. Aunque deseabas tenerlo, no hubo lugar para el sentimiento: te entregaste, al convencerte de que Dios lo quería. Y, desde aquel instante, no has vuelto a "sentir" ninguna duda seria; sí, en cambio, una alegría tranquila, serena, que en ocasiones se desborda. Así paga Dios las audacias del Amor".

        Nuestra vida no está predeterminada, no está escrita. Está abierta a nuestras decisiones libres. Dios tiene unos planes para cada uno de nosotros, pero, al crearnos, ha querido correr el riesgo y la aventura de nuestra libertad. Ha querido que la historia de cada uno de nosotros sea una historia verdadera, que depende mucho en cada momento de nuestras decisiones personales. Nuestra historia –como ha escrito José Miguel Cejas– no es como una película con final determinado, ya grabada de antemano. Y lo mismo le sucedió a los santos.

Unos pocos ejemplos de llamada de Dios y respuesta de hombre    

        El apóstol Pedro podría haber desesperado por su traición al Señor, como le sucedió a Judas. Y quizá entonces los demás Apóstoles hubiesen contemplado, en vez de su arrepentimiento, el balanceo de su cuerpo, colgado de un árbol en Palestina.

        Juan Crisóstomo veía clara la llamada de Dios, pero su madre le puso tantas dificultades, derramó tantas lágrimas, que se desanimó. Podrían haber quedado las cosas así, y habría sido quizá el mejor orador del foro, pero su viejo amigo Basilio le animó a seguir la llamada de Dios pese al inicial disgusto de su madre.

        Agustín de Hipona podría haber acabado sus días siendo lo que fue durante largo tiempo, un hombre enredado en sus frivolidades y sus amoríos. Sus amigos hubiesen movido la cabeza sobre su tumba pensando quizá: "genio y figura...". Al escuchar de una casa vecina aquel "Toma y lee", mientras leía las Epístolas de San Pablo, podía haber dicho: "Bah, casualidades sin importancia", y haber cerrado el libro tranquilamente.

        Tomás Moro podría haber muerto confortablemente como Lord Canciller de Inglaterra, cediendo ante las inmorales razones de Enrique VIII, alegando "poderosas razones de Estado" y traicionando sus principios. Podría haberse ablandado ante los llantos y los razonamientos de su mujer, cuando marchaba hacia la Torre de Londres, camino del cadalso. Podía haber aceptado una "solución de compromiso", diciéndose: "realmente, no están los tiempos para estos heroísmos...".

        Y Juan Ciudad podría haber acabado su existencia de cualquier modo. Era un hombre inquieto y alocado, que recorría el mundo en busca de aventuras. Se había salvado una vez de la horca de puro milagro, y lo acabaron expulsando del ejército. Y si llegó hasta Viena en la campaña contra los turcos y hasta Ceuta en sus interminables correrías, la muerte podría haberle esperado en cualquier parte de Europa. Pero murió siendo San Juan de Dios. Cuando escuchó en Granada la predicación de San Juan de Ávila, en vez de arrepentirse y llorar por su mala vida pasada, podría haber dicho: "Tengo cuarenta y dos años. Es demasiado tarde para cambiar". O quizá podía haberlo diluido todo en un "pero qué bien habla este cura", y ya está.

        Santa Joaquina Vedruna tenía treinta y tres años y ocho hijos cuando falleció su marido en Barcelona en 1816. Podía haber pensado que Dios le había dado ya bastantes ocupaciones con lo que tenía. Y se entregó a la educación de su hijos, pero también a la vida de oración y a la obras de caridad, y acabó descubriendo que Dios la llamaba para ser fundadora de una orden religiosa, la Congregación de las Carmelitas de la Caridad. Pasó por mil penalidades, pero su fundación se extendió de forma prodigiosa y hoy sus religiosas se cuentan por millares y atienden más de doscientos colegios y hospitales en todo el mundo.

        Santa Luisa de Marillac también había quedado viuda muy joven, con treinta y cuatro años, en 1625. Conoció por entonces a San Vicente de Paúl, que había fundado unos grupos de personas que se dedicaban a ayudar a los pobres, atender a los enfermos e instruir a los ignorantes. Esos grupos de caridad existían en numerosos lugares, pero muchos de ellos languidecían y se necesitaba a alguien que los coordinara y animara. Ella podía haberse desentendido, pero se entregó a esa tarea con el convencimiento de que Dios se lo pedía. Fue una aportación providencial, pues durante años recorrió toda Francia con una energía prodigiosa y una actividad desbordante. Más adelante fundó la Congregación de Hijas de la Caridad, y cuando falleció, en 1660, era ya la más grande de las comunidades religiosas femeninas existentes. Hoy cuenta con unas 23.000 religiosas en más de dos mil quinientas casas repartidas por los lugares de más necesidad de los cinco continentes.

        Santa Vicenta María López y Vicuña, después de unos ejercicios espirituales que hizo en Madrid en 1866, cuanto tenía diecinueve años, vio que Dios le pedía que fundara una nueva institución, las Hijas de María Inmaculada. Podía haberse desanimado ante las diversas resistencias familiares y de todo tipo que se le presentaron, pero supo ser fiel a lo que Dios le pedía y en 1876 tomaron el hábito las tres primeras religiosas, que se dedicarían con ella a dar educación cristiana a las chicas más pobres y abandonadas de la ciudad. La Congregación se extendió enseguida de modo sorprendente por toda España, a pesar de las muchas dificultades. Y aunque no tuvo mucho tiempo, pues falleció muy joven, con solo cuarenta y tres años, su obra prosiguió después con gran fuerza, de manera que hoy cuenta con ciento treinta colegios y residencias repartidas por todo el mundo.

        Los santos no fueron santos inexorablemente. La santidad es una respuesta libre a la gracia, que nunca ahoga la libertad. Ni tu historia, ni la mía, ni la de ellos, está ni estaba escrita de antemano. Nadie está predeterminado para ser un santo, un mediocre o un criminal. Nerón acabó siendo un auténtico degenerado, pero pudo haber sido aquel magnífico emperador que presagiaba en su primera juventud bajo la tutela de Séneca. Los santos supieron encontrar en los acontecimientos cotidianos de la vida el querer de Dios. Supieron ver latir la voluntad de Dios entre en los consejos de un amigo, en las palabras de un niño o en la predicación de un sacerdote. Lo encontraron porque fueron humildes, como San Pedro. Y coherentes, como Santo Tomás Moro. Porque buscaban la verdad, como San Agustín. Porque nunca pensaron que era demasiado tarde, como San Juan de Dios. Porque emprendieron las fundaciones que Dios les inspiraba, pese a los numerosos motivos que tenían para no hacerlo.

Read more...

domingo, diciembre 09, 2018

DOMINGO II de ADVIENTO - C - Reflexión

En el tiempo de adviento nos encontramos cada año con la figura de Juan el Bautista. Aparece y podemos decir que entra en nuestra asamblea, como en los tiempos de Jesús, y nos trae un mensaje importante. Es un enviado de Dios y nos habla en su nombre.

Juan, el hijo de Zacarías e Isabel, había crecido en el desierto, fortalecido por el Espíritu. Ahora Dios lo llama a desempeñar una misión profética. Con razón la Iglesia lo ha elegido como una figura importante del adviento.

¿Qué nos dice hoy este profeta del Señor? Que preparemos el camino del Señor. Esta es la misión que trae hoy entre manos. Quiere suscitar en nosotros un cambio radical de vida para recibir a Cristo. Preparar el camino del Señor significa eliminar de nosotros todo aquello que pueda impedir o dificultar nuestro encuentro con Cristo que viene a nosotros. Toda clase de pecado. Significa aproximarnos a Cristo con un corazón limpio y purificado.

Y describe esto con imágenes muy claras: allanad sus senderos, elévense los valles, que se abajen los montes, que lo torcido se enderece, lo escabroso se iguale. Así predicaba a sus oyentes. Y luego bautizaba a cuantos daban muestras de arrepentimiento y confesaban sus pecados. 

Y esto mismo nos dice a nosotros. Hace tiempo que recibimos el sacramento del bautismo. Hace tiempo que nos incorporamos a la Iglesia de Jesús. Desde hace mucho tiempo acudimos a la iglesia para celebrar nuestra fe y darle gracias al Señor por ella, pero a lo mejor hay todavía mucho que enderezar en nuestra vida cristiana, montes que hay que allanar (el orgullo, la soberbia, la prepotencia…), valles que habría que rellenar (nuestra falta de fe en muchas ocasiones, la indiferencia hacia los problemas de los demás, la frialdad en mis prácticas religiosas, la falta de oración, la falta de amor a los míos y a los extraños…). Nos pide, en una palabra, un cambio de vida. 
Es decir, la conversión de corazón.

Únicamente así veremos la salvación de Dios. Es decir, únicamente así seremos salvados por Jesucristo. Era necesario convertirse en tiempos de Juan y es necesario convertirse veinte siglos después. 

Convertirse es ver la vida con los ojos de Cristo y mirar a cuantos nos rodean como si fueran hermanos, que lo son. Es amar como Cristo amó: con un amor generoso, sacrificado muchas veces, sin excluir a nadie. Es perdonar como él perdonó: siempre y en todo. Es saber que Dios es mi padre y dejarme conducir por él. 

Convertirse es arrimar el hombro a la carga de los demás y compartir sus penas y sus alegrías, como si fueran propias. Es trabajar en la construcción de un mundo mejor, de una familia cada día mejor: más unida, más cristiana, más amable. Es hacer lo que esté en nuestra mano para que haya más paz en nuestro entorno, y más justicia en el mundo y más misericordia y comprensión entre todos.

Convertirse es luchar contra el pecado y vivir en gracia. Es vivir abiertos a lo que Dios nos pida, 
 pedirle qué quiere de nosotros y cumplirlo. Convertirse es… SI alguien  no te quiere o si es enemigo tuyo, si se encuentra contigo en la calle, te da la espalda o se va a la otra acera. Pero si es amigo va de cara y tú vas a su encuentro. Convertirse es, si por el pecado estabas de espalda a Dios, volverse y mirarle a la cara. Vivir de cara a él, como los buenos amigos.

San Pablo reza por la comunidad cristiana para que siga creciendo  más y más en el amor, en sensibilidad y en la cercanía de Dios. Esa es también mi oración por vosotros. Os pido que también vosotros recéis por mí.

Si creemos que Dios es nuestra esperanza, nuestra mayor riqueza y la realización de todas las promesas, no estaría de más hacer un rato de oración preguntándonos en la presencia de Dios en qué tenemos puesta, de hecho, nuestra esperanza, cuáles son las verdaderas aspiraciones y las motivaciones más profundas de nuestra vida. Démosle gracias en esta eucaristía por el gran regalo que nos hace enviándonos a su propio Hijo para hacerse uno de nosotros.

P. Teodoro Baztán Basterra, OAR.

Read more...

sábado, diciembre 08, 2018

Inmaculada Concepción de María- Reflexión

No podía faltar María en la cita con el adviento. Ella es la protagonista de este tiempo tan entrañable en que esperamos, como Ella, al que ha venir, al Esperado de las naciones, al Mesías. En Navidad es Jesús la figura central. En adviento, María. Ella resume y sintetiza toda la esperanza del Antiguo Testamento, la esperanza del pueblo alimentada y sostenida por los profetas. Todo el tiempo de su embarazo fue un tiempo de adviento para Ella.

Y Ella está presente en este tiempo con el regalo más hermoso que Dios le concedió, después de su maternidad divina o porque iba a ser Madre de Dios, claro está: ser limpia de todo pecado desde el momento de su concepción en el seno de su madre. Ella quedó libre del pecado que llamamos original (un pecado que se cometió en el origen de la humanidad y que, a su vez, fue origen del pecado que hay en el mundo). Llena de gracia, le dice el ángel. Tenía la gracia total, o lo que es lo mismo, había en ella ausencia total de pecado.

Y el razonamiento es muy sencillo: Convenía que la que iba a ser Madre del Hijo de Dios no tuviera pecado alguno en ningún momento. Dios se lo podía conceder. Luego lo hizo. ¿Qué hijo no quiere lo mejor para su madre? Desearía que fuera feliz, con una salud a toda prueba, ojalá siempre joven. Pero no está en nuestras manos lograrlo para ella. Para Dios lo más importante es estar en gracia y sin pecado. Pero Él sí podía concedérselo. Luego..., la conclusión es muy sencilla. La libró del pecado. El argumento no será muy teológico, pero sí muy humano, y, y para nosotros, humanos, muy convincente.

Pero es la Palabra de Dios la que fundamenta esta verdad. Lo hemos escuchado en las lecturas que se acaban de proclamar. A raíz del primer pecado en el paraíso, Dios dice al maligno, simbolizado por la serpiente: Enemistades pondré entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. La Iglesia ha visto siempre en esta mujer a María y, en su descendencia, a su Hijo Jesús. Esta enemistad no sería tal si en algún momento hubiera existido el pecado. María libre, pues, de todo pecado. Y en el evangelio el ángel le dice a María que es llena de gracia. O, lo que es lo mismo, sin pecado alguno.

Esta es la doctrina de la Iglesia. ¿Pero qué nos dice, a nosotros, esta verdad? Que en María está representada toda la humanidad redimida por Cristo. Que si Ella fue preservada de todo pecado porque iba a ser madre de Dios, nosotros estamos llamados a vivir también sin pecado para poder acoger a Cristo y vivir como creyentes.

Si Eva significa “madre de todos los vivientes”, María es la “madre de todos los creyentes”. Por ella nos viene Jesús, el Salvador. Si ella lo acogió sin reservas y con una total disponibilidad, tarea de todo el que se proclama creyente es acoger a Cristo también sin reservas y con una total disponibilidad.

María fue la primera cristiana, la mujer creyente, la mejor discípula de Jesús. Por tanto, es modelo acabado para todo cristiano. Una mujer sencilla del pueblo, sin que externamente se diferenciara de las demás muchachas de su entorno, pobre, trabajadora, preocupada por los demás, profundamente religiosa, esposa fiel de un humilde trabajador y madre solícita. Muy cercana, por tanto, a nosotros, en cuanto humanos, una más de nosotros.

Pero elegida por Dios para la misión más importante que mujer alguna pudo imaginar o desear. Luego dirán algunos o algunas, que la biblia margina a la mujer. Elegida por Dios y llena de gracia, porque iba a ser madre de Dios.

María ha llenado el mundo de esperanza al entregarnos a Jesús. Por eso esta fiesta cae muy bien dentro del tiempo de adviento. Toda la humanidad espera, como ella esperó, al Redentor, al Niño que viene para salvarnos, que nos trae la paz, el amor, el perdón y la reconciliación.

Acoger a María implica acoger también al Hijo. Y acoger al Hijo implica hacer que viva en nuestra misma vida. Como se hizo vida en el seno de su Madre.

P. Teodoro Baztán Basterra, OAR.

Read more...
Related Posts with Thumbnails

Acerca de este blog

La Comunidad de Madres Mónicas es una Asociación Católica que llegó al Perú en 1997 gracias a que el P. Félix Alonso le propusiera al P. Ismael Ojeda que se formara la comunidad en nuestra Patria. Las madres asociadas oran para mantener viva la fe de los hijos propios y ajenos.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP